Close

¿Qué tipo de suelo servirá mejor en una vivienda para alquiler?

La inversión inmobiliaria es la manera más segura de inversión de capital. Además, resulta mucho más rentable que los depósitos bancarios. Sin embargo, para hacer buen dinero con su vivienda para alquiler, primero debe invertir en el acabado interior del mismo. Los materiales seleccionados para este propósito no solo inciden en el tiempo de búsqueda de un arrendatario, sino también en el beneficio real. Al diseñar una vivienda u oficina para alquiler, es preciso empezar por un suelo robusto de vinilo. Los paneles de suelo con un núcleo mineral garantizan una excelente calidad durante muchos años y un aspecto impecable.

 

Al diseñar una vivienda para alquiler, seleccione bien el suelo.

A la hora de buscar una vivienda para fines de inversión, por regla general, tomamos en consideración los factores que tienen un impacto directo en el valor del inmueble, o sea la ubicación, la infraestructura o el transporte público. Sin embargo, el acabado se está volviendo cada vez más importante.

Hoy en día, los arrendatarios buscan viviendas acabadas con arreglo a las tendencias actuales y prefieren aquellas que no requieren gastos adicionales. Por lo tanto, al diseñar una vivienda para alquiler, debemos buscar un compromiso razonable entre las expectativas del futuro arrendatario y nuestras posibilidades financieras. No vale la pena optar por soluciones caras, como una tarima de madera exótica. Es poco probable que el arrendatario aprecie tal elemento.

Apostar por los paneles más baratos disponibles en una tienda de bricolaje tampoco es una buena solución. Por regla general, tales paneles son de mala calidad y no son aptos para un uso intenso. Lo que nos debería interesar es precisamente la calidad y la durabilidad.  Por lo tanto, tenemos que seleccionar bien el suelo.

El suelo es el elemento más importante del interior

El suelo es uno de los elementos fijos del equipamiento interior. Por esta razón, a la hora de seleccionarlo, tenemos que prever al menos algunos años de uso. Normalmente en el caso de viviendas para alquiler, los propietarios prevén sustituir el suelo cada diez años. Tan largo período de uso permite evitar las interrupciones para la rehabilitación y mantener la continuidad del alquiler.

No hay muchos suelos que cumplan con estos criterios. Podemos apostar por azulejos, sin embargo, la experiencia demuestra que no tienen mucho éxito entre los arrendatarios. Los azulejos de cerámica o de gres son fríos y duros. En particularidad, no les gustan a los arrendatarios que querrían alojarse con su familia y niños pequeños.

La madera, a su vez, no es una buena idea en una vivienda para alquiler por varios motivos. Primero, es cara y esto tiene un impacto directo en la rentabilidad de la inversión. Segundo, es fácil de dañar. Tercero, el suelo de madera requiere un mantenimiento regular y costoso. Así pues, ¿vale la pena optar por los paneles laminados?

¿Paneles laminados? No necesariamente.

La opinión de que «los paneles laminados son menos durables que los de vinilo» parece justificada. Los paneles laminados se someten a pruebas menos estrictas que los de vinilo. La resistencia de los paneles laminados se expresa en las denominadas clases de resistencia a la abrasión determinadas según los resultados de la prueba Taber. Dicha prueba consiste en comprobar la resistencia de la superficie a la abrasión, o sea determinar después de cuántas rotaciones del material abrasivo la superficie de la muestra resultará dañada. La clase de resistencia a la abrasión es proporcional al número de rotaciones: mayor el número de rotaciones para dañar la superficie, superior la clase de resistencia del panel laminado en cuestión.  Por ejemplo, los paneles de clase AC3 deben soportar más de 2000 rotaciones y los de clase AC6 hasta 8500 rotaciones.

Sin embargo, en la práctica parece muy poco frecuente que los paneles resulten dañados por abrasión de la capa superficial. La mayoría de las veces, los paneles resultan dañados en los bordes, donde es fácil engancharse. Por desgracia, la clase de resistencia a la abrasión no indica la resistencia de los bordes de los paneles ni otros parámetros. La clase de calidad es otro tema. Se trata de un parámetro que indica la resistencia general de los suelos de vinilo. Durante unos ensayos extensos y complejos se comprueba la fuerza de los cierres, la estabilidad térmica de las dimensiones del producto y también se realiza la denominada prueba de silla. La última solo se realiza en el caso de los paneles de la más alta clase para uso comercial.

¿Cuáles paneles para una vivienda para alquiler y cuáles para un local comercial?

En la clasificación de calidad se distinguen locales de uso doméstico y público. Existen 6 clases: 21, 22, 23, 31, 32, 33. El primer dígito indica el tipo del local (2 para uso doméstico, 3 para uso comercial). El segundo dígito indica la intensidad de uso: 1 para uso moderado, 2 normal y 3 intenso.

Así pues, los paneles de vinilo de clase 23 serán los mejores para el uso doméstico. A pesar de su escaso grosor, los paneles Afirmax se caracterizan por muy altas clases de calidad, respectivamente: 23 (uso doméstico intenso, por ejemplo: corredores, escaleras, cocina) y 32 (uso comercial, por ejemplo: escuelas, oficinas, salas de espera, vestíbulos de hoteles). Para las viviendas para alquiler serán perfectos los paneles de vinilo de clase 23. Si, a su vez, usted plantea arrendar un local comercial, es recomendable optar por paneles de vinilo de clase 32 o incluso 33. Es garantía de un suelo perfecto durante muchos años.

Un suelo hermoso para muchos años.

Cualquiera que sea el uso previsto del local a arrendar, al seleccionar el suelo tenemos que satisfacer los gustos del futuro arrendatario. Los paneles de vinilo Afirmax parecen de madera real, creando así un ambiente acogedor en cualquier local. Son calientes y agradables al tacto y tan prácticos y funcionales como los azulejos de cerámica. Además, los paneles de vinilo son resistentes al agua, por lo que no hay que preocuparse que una lavadora o un lavavajillas averiado nos dañará el suelo. El suelo de vinilo de alta calidad constituye una ventaja adicional, puesto que los arrendatarios no tendrán que preocuparse por los costos adicionales debidos al daño del suelo.

Montaje rápido y larga garantía

Siempre que se seleccione bien la lámina base, el suelo de vinilo puede colocarse sobre un pavimento estándar tal como dejado por el equipo de construcción. El suelo de vinilo Afirmax se instala en sistema flotante. Esto garantiza un montaje muy sencillo y rápido. Por ejemplo, basta un solo día para colocar todos los suelos en una vivienda de 50 metros cuadrados.

Gracias a su resistencia al agua y a la abrasión, la estabilidad dimensional y los cierres más robustos combinados con la facilidad de uso, los suelos de vinilo constituyen una solución ideal para todo tipo de locales. El núcleo mineral elaborado por los ingenieros polacos proporciona a los suelos Afirmax una estabilidad térmica mucho mayor. Esto quiere decir que también pueden colocarse en cuartos muy soleados. Los suelos Afirmax cuentan con una garantía del fabricante de 12 años que les hace ideales para viviendas y oficinas para alquiler.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on email