Close

Base aislante con orificios debajo de los paneles: ¿por qué deben evitarse?

Si ya has elegido un suelo laminado o de vinilo, entonces estás ante la elección que decidirá en el futuro si quedas completamente satisfecho con este suelo.

La base aislante es un elemento invisible escondido debajo del panel, al que no le damos mucha importancia. Es un gran error. Porque la base aislante protege los paneles. Debido a la dureza y flexibilidad adecuadas, protege el suelo contra microdaños. Su función podemos compararla a una funda protectora para todo nuestro suelo. Sin ella, las zonas particularmente sensibles, como los sistemas de fijación de paneles, pueden deteriorarse rápidamente. Mientras tanto, los fabricantes proponen cada vez más bases aislantes con orificios. ¿Elegiríais una funda de teléfono con agujeros? A continuación podéis leer la justificación de que esta solución es absurda e ineficaz .

Base aislante con orificios: ahorro de fabricantes

Aislantes 2En el mercado han aparecido varios tipos de bases aislantes con patrones cortados de círculos, cuadrados o rombos. Estos productos se anuncian como bases seguras y profesionales que supuestamente son perfectas para la calefacción por suelo radiante. Generalmente se trata de bases hechas de poliestireno extruido XPS, que no es un material malo en sí mismo. Desafortunadamente, la base aislante con orificios tiene una gran desventaja: no crea una superficie uniforme y estable. Como resultado, no protege los paneles y expone su delicada fijación a daños.

Los fabricantes de bases aislantes con orificios no justifican el propósito de los orificios. Tampoco proporcionan el coeficiente de resistencia térmica para tales bases, que nos dice si esta base es adecuada para la calefacción por suelo radiante. Hacer agujeros en la base aislante parece ser solo un importante ahorro de material y, lamentablemente, no supone ningún beneficio adicional para el comprador.

Aislante 1Por otro lado, hacer orificios en la base tiene una serie de consecuencias desagradables. La falta de uniformidad del material provoca varios problemas. Primero, recibimos un producto que tiene diferentes propiedades en diferentes lugares. Una vez es la base XPS con un buen coeficiente R, pero otras veces es aislante en los sitios de orificios porque el aire que se acumula en ellos tiene baja densidad y no puede circular libremente. El aire también tiene su resistencia térmica, y vale la pena recordarlo al amueblar la casa.

En segundo lugar, se trata de la acústica. Los paneles laminados son un material bastante ruidoso. Cuando les agregamos una base con orificios, obtenemos una caja de resonancia que intensificará cualquier sonido. Si alguna vez habéis golpeado una pared hecha de ladrillos huecos, sabéis bien lo mucho que afecta el espacio vacío entre los materiales a la propagación del sonido.

En tercer lugar, el motivo con el que empezamos hacer este análisis. La base aislante sirve para proteger los paneles. ¿Qué recibimos si colocamos una base con orificios debajo del panel? Se hace palanca en los sitios donde están los orificios, y cualquier presión sobre el panel puede dañarlo, rompiendo la fijación. La inestabilidad del material es un serio inconveniente de las bases con orificios.

Resistencia térmica: ¿cómo elegir la base aislante?

La resistencia térmica es un concepto que vale la pena conocer antes de decidir qué suelo elegir si tenemos el suelo radiante. La resistencia a la conducción de calor es la capacidad del material para limitar la pérdida de calor. Depende de la conductividad térmica y el espesor del material.

La resistencia térmica es el recíproco de la cantidad de calor que fluye a través de 1 m2 de la superficie del separador durante 1 hora, a una diferencia de temperatura de 1⁰C. El símbolo de resistencia térmica es la letra R, y su unidad es [m2K/W]. Cuanto mayor sea la resistencia térmica, mejor aislante será el material. De forma análoga, cuanto menor es la resistencia térmica, entonces el material determinado es mejor conductor, es decir, funciona mejor para la calefacción por suelo radiante.

En el caso de bases aislantes con orificios, para calcular la resistencia térmica del material, sería necesario sumar la resistencia térmica de la capa de aire y los valores estándar de las bases XPS. La resistencia térmica depende no solo del grosor de la capa, sino también de si está ventilada o no. Ciertamente, la base XPS con orificios tiene un coeficiente de resistencia térmica más alto que la propia base XPS.

Calefacción por suelo radiante: ventajas

La creciente popularidad de la calefacción por suelo radiante se debe a sus numerosas ventajas. En primer lugar, este tipo de calefacción asegura una distribución uniforme de la temperatura en toda la habitación. Por lo tanto, no hay problema de zonas más y menos calientes. En casa sentimos un efecto agradable del suelo radiante, que seguramente les gustará a las personas a las que no les gusta el frío.

Las personas alérgicas también apreciarán las ventajas del suelo radiante. El suelo radiante no provoca movimiento de aire, por lo que el polvo que se levanta en casa es mínimo. Además, tampoco crea posibilidad de que haya moho u hongos. El aire también se seca menos.  La ventaja de este sistema es la falta de radiadores visibles, lo que brinda posibilidades ilimitadas de diseño de interior y el uso de paredes. El uso de suelo radiante no contribuye a la formación de rayas que se forman en las paredes cercanas a los radiadores. En vista a lo anterior, no es de extrañar que la popularidad de la calefacción por suelo radiante siga creciendo. A la hora de elegir la calefacción por suelo radiante, debemos tener en cuenta algunos hechos importantes y evitar los mitos.

Calefacción por suelo radiante: ¿qué bases aislantes?

La base, que se asemeja a recortes, está diseñado para transmitir mejor calor y, por lo tanto, afectar la eficiencia de la calefacción por suelo radiante. Mientras tanto, la eficacia del suelo radiante depende en primer lugar del tipo de suelo que elegimos. Las baldosas (de gres o cerámica) y el vinilo funcionan mejor con calefacción por suelo radiante.

Si nos decidimos por los paneles laminados, la base aislante jugará un papel muy importante en la eficiencia del suelo radiante. Las mejores bases para los paneles son aquellas de poliuretano mineral. Tienen el coeficiente más bajo de resistencia térmica y, al mismo tiempo, debido a su resistencia única (resistencia a la compresión – alto coeficiente CS), protegen perfectamente los paneles contra daños.

Calefacción por suelo radiante

Por supuesto, el precio va acorde a la calidad. Una buena base de poliuretano mineral, por ejemplo, Multiprotec 1000, cuesta unos 24 PLN por m2. ¿Caro? No si tratamos esta elección de forma lógica. Por poco más de 20 PLN, recibimos un producto que, por un lado, garantizará que nuestra casa tenga muy buen aspecto durante años y, por otro, ahorraremos mucho dinero en la calefacción de casa.

Otra solución es la base de XPS. XPS es un material bueno y muy popular que, si no supera 2 mm de grosor, se puede utilizar perfectamente para la calefacción por suelo radiante. Sin embargo, debe ser una base uniforme, creando una superficie estable y homogénea que fortalezca la estructura del suelo. Un ejemplo de este tipo de base es Secura Thermo Aquastop Smart.

En resumen, decimos un no rotundo a las bases con orificios. Que los patrones recortados aparezcan solo en manteles y otras telas decorativas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on email