Close

Existen muchos tipos de tarimas – suelos SPC – vinilos que ofrecen más.

Las tarimas vinílicas se van ganando cada vez más popularidad. Sirven perfectamente para la instalación de la calefacción por suelo radiante, aparte de ser resistentes, impermeables y, a diferencia de las tarimas laminadas tradicionales, silenciosas. Existen muchos tipos de tarimas vinílicas que se diferencian en cuanto al método de instalación y las tecnologías aprovechadas. La última categoría que va conquistando el mercado son las tarimas SPC. No obstante, su gran popularidad ha resultado en la comercialización de muchos productos que no cumplen las normas de calidad pertinentes y no se corresponden con las expectativas de los clientes. ¿Cómo elegir una buena tarima SPC? ¿En qué hay que fijarse?

¿Qué es un suelo vinílico?

Tradicionalmente, se conocen como suelos «vinílicos» los productos fabricados en materias plásticas o combinadas con otros materiales. Se componen de múltiples capas y su característica común más importante es la impermeabilidad.

vinilicos SPCLas tarimas vinílicas abarcan una amplia gama de productos. Los últimos y más populares son las tarimas SPC. Se trata de tarimas vinílicas de un núcleo rígido y muy resistente que es un excelente conductor térmico. El nombre SPC (solid polimer core) se puede traducir como tarima rígida. En los países occidentales, se suele llamar también FULL RIGID (rígida).

Las tarimas SPC ofrecen todas las ventajas de las tarimas LVT de primera generación hechas de PVC, eliminando al mismo tiempo su principal desventaja. Una buena tarima SPC es estable en cuanto a las dimensiones, las cuales no se ven afectadas por los cambios de las condiciones térmicas. Un ejemplo de núcleo rígido empleado en las tarimas SPC es HD Mineral Core. Se trata de un núcleo mineral producido a base de minerales pétreos naturales y polímeros modernos. Garantiza una resistencia excepcional al impacto y es un conductor térmico ideal. Las tarimas con el núcleo mineral (HD Mineral Core) son tan bonitas como la madera y tan prácticas como las baldosas. En cuanto al aspecto físico, es difícil distinguirlas de la madera real, pero se parecen a las baldosas en cuanto al uso práctico. La estabilidad dimensional permite colocar incluso 200 m2 de tarima sin tener que introducir juntas de expansión adicionales.

Esto permite prescindir de umbrales o perfiles en las puertas. Este tipo de tarimas se ha ganado mucha popularidad, ya que aparte del aspecto físico, los usuarios suelen apreciar la facilidad de limpieza y la estructura agradable al tacto.

Tarimas SPC: revísalas bien

Con la creciente popularidad de las tarimas SPC, se pueden observar en el mercado cada vez más productos de dudosa calidad. ¿Cómo distinguir una tarima SPC robusta de un producto falsificado y deficiente? Existen algunas características que permiten evaluar rápidamente la calidad de la tarima SPC.

Una cuestión de mucho peso: una buena tarima SPC tiene que pesar lo suyo.

Una buena tarima SPC se debe caracterizar por la alta densidad. Por eso, las tarimas suelen pesar bastante. La alta densidad garantiza la durabilidad del producto. Por tanto, cuanto más ligera sea la tarima, menos densa será su estructura. Desgraciadamente, las tarimas SPC ligeras se suelen deteriorar y no mantener sus dimensiones originales con los cambios de temperatura (escasa estabilidad dimensional). Por tanto, la primea prueba rápida de la calidad de una tarima SPC consiste en comparar su peso.

Las tarimas rígidas ligeras de baja densidad se conocen principalmente de los programas de interiorismo norteamericanos y algunos supermercados que venden materiales de construcción. En el caso de EPC, extruded polymer core, el núcleo es una mezcla de PVC y creta espumada. Precisamente esta tecnología contribuye a la ligereza de la tarima. Desgraciadamente, esto repercute en su durabilidad. El núcleo relleno de aire se deteriora con facilidad. Además, esta solución es mucho menos eficiente en cuanto a su utilización para la calefacción por suelo radiante. Este tipo de tarimas tampoco son tan resistentes al impacto de objetos pesados como las tarimas de núcleo mineral.

Un tema gordo: una buena tarima SPC no puede ser superfina

Amaron SPC pavimentosLas tarimas vinílicas más finas miden 2-2,5 mm de espesor. Son tarimas previstas para el encolado o autoadhesivas. Para poder utilizarlas, se necesita un piso perfectamente liso. Se suele realizar una capa de alisado nueva que después se somete a los procesos de rectificación, imprimación y preparación específica para el encolado de una tarima vinílica. Este trabajo requiere el uso de herramientas especializadas y bastante experiencia. Habitualmente, el encolado de la tarima lo realizan equipos de instalación profesionales y este tipo de suelos se suelen instalar en grandes edificios públicos.

Las tarimas vinílicas de clic tienen que ser más gruesas. Esto se debe a la metodología de su fabricación y la necesidad de fresar los cierres. Los cierres modernos se caracterizan por la alta precisión y su corte es el elemento más complicado del proceso de producción. Los distintos elementos del «macho» tienen que ofrecer determinada resistencia, por lo que el grosor de las tarimas de clic no debe ser inferior a 4 mm. Y aunque la presión por ofrecer un precio más bajo repercute en la reducción de la cantidad del material utilizado, lo cual hace que las tarimas sean más finas, las ofertas de las empresas renombradas no incluyen tarimas con menos de 4 mm de espesor. ¡Eso da una idea de lo recomendable!

Una tarima demasiado fina supone un alto riesgo de que los cierres se rompan durante la instalación o la posterior utilización del suelo. Con más desechos en el proceso de instalación, puede que al final el coste total de un m2 del suelo equivalga o supere el de una tarima de un grosor adecuado.

Comprueba los cierres: lo esencial para garantizar un suelo de larga duración.

Las tarimas vinílicas SPC «de clic» son una categoría de suelos muy amplia. Aparte de las diferencias mencionadas, la característica que influye sustancialmente en su durabilidad son los cierres empleados. Los cierres son elementos que permiten unir toda la tarima. De su calidad depende en gran parte la durabilidad de todo el suelo. Unos cierres de baja calidad pueden sufrir muchos daños ya en la etapa de instalación, provocando grandes pérdidas económicas. Las tarimas SPC de la más alta calidad ofrecen un sistema de instalación basado en cierres 5G. Su montaje es muy fácil. El cierre 5G es el último sistema patentado por el fabricante sueco Valinge Innovation. Permite unir la tarima introduciendo el lado más largo de la tabla en el perfil del cierre para luego bajarla. Si dos tablas se han unido correctamente, se escucha un ruido específico, el llamado clic.

Otros cierres muy buenos son los 2G, una solución probada que lleva años en el mercado. Se instalan inclinados tanto en el lado más largo como en el más corto. La unión en este tipo de cierres es mecánica, los elementos perfilados se bloquean creando una unión duradera y segura que protege el suelo contra los esfuerzos ejercidos en múltiples direcciones.  El montaje no requiere ningún tipo de herramientas y los cierres no se tienen que ajustar con golpes del martillo. Sin embargo, lo más importante es que con este tipo de cierre el usuario puede desmontar un fragmento del suelo sin arriesgar el deterioro de todo el sistema de cierre.

Esto permite reducir los desechos del proceso de instalación.

Una solución más barata son los cierres de fuerza, los llamados «drop down».  Este tipo de cierre suele necesitar un «golpe extra» en el lado más corto y la unión de la tarima se realiza mediante el «hincado» y la expansión de las partes fresadas de la misma. En realidad, este tipo de cierre es desechable, ya que el desmontaje daña la tarima haciendo que no se pueda repetir su instalación correcta. Tampoco se garantiza la exactitud del montaje, ya que al aplicar una fuerza insuficiente, las tablas se pueden soltar durante el uso debido al tensado natural del material. Por otra parte, un golpe demasiado fuerte puede dañar la tarima durante la instalación. También existe el riesgo de que pequeñas irregularidades del suelo soporte lleguen a apalancar el cierre haciendo que se suelte después del montaje. Este tipo de cierre no tiene que ser tan preciso y su proceso de producción no requiere tanta exactitud, por lo que resulta más barato y el producto final se ofrece por un precio de venta al público incluso 10-20 PLN por m2 más barato que un producto parecido pero provisto de un cierre de primera fila.

Diseño de un suelo SPC bonito: impresión de primera calidad

Liberal colourPara que las tarimas vinílicas queden bonitas, deben contar con una capa superior de alta calidad. De la ejecución del diseño de un suelo dependerá su presentación en la casa. Las impresiones de alta calidad realmente no se pueden distinguir, por ejemplo, de la madera natural. Así pues, si lo que se pretende es lograr la autenticidad, se deben evitar tarimas con la impresión digital. La impresión digital estándar emplea la gama de colores CMYK basada en tan solo cuatro colores (C-cian, M-magenta, Y-yellow/amarillo, K-black/negro). Con esta metodología, resulta difícil reflejar los llamados «colores de la madera»: sobre todo, las tonalidades naturales claras del roble. Esto se consigue mucho mejor con la impresión por métodos tradicionales, empleando los colores ajustados al efecto deseado. Además, con el método tradicional se pueden utilizar más colores para la impresión.

Merece la pena añadir que, con la impresión digital, se obtiene una resolución mucho inferior a la ofrecida por la impresión tradicional (incluso -50%).

Esto también influye en el aspecto general de todo el suelo. En el caso de la impresión tradicional, el material ideal para la aplicación del diseño es una lámina blanca. Este material permite lograr una estabilidad casi absoluta de los colores utilizados. En el caso de la impresión digital, los diseños se imprimen sobre placas. Por tanto, los distintos lotes de producción pueden presentar bastantes diferencias en cuanto a los colores. Así pues, si compramos un número insuficiente de tablas fabricadas con la impresión digital, va a ser difícil encontrar unas tablas idénticas, incluso si el fabricante declara ofrecer el mismo modelo y color.

Al elegir un suelo SPC, es muy fácil identificar una impresión digital de baja calidad. Este tipo de tarimas se deben evitar: aunque su precio pueda parecer más atractivo, su calidad repercutirá en el aspecto final de todo el espacio.

Este último elemento: el acabado es el factor decisivo

Las mejores tarimas SPC se ofrecen con una capa superior y un revestimiento de barniz exterior. Con esta estructura, la impresión queda robusta y duradera. La capa protectora superior hace que la tarima sea menos propensa a los arañazos. Es una cuestión importante sobre todo en casas con niños y mascotas. Las tarimas SPC de calidad inferior no utilizan una capa superior para proteger la impresión, lo cual reduce sustancialmente su resistencia a la abrasión. Las tarimas SPC sin esa capa ofrecen muy poca durabilidad y pierden sus valores estéticos con tan solo unos meses de uso. En el mercado también se pueden encontrar tarimas provistas de una capa adicional de barniz, por ejemplo Titanium Nano Layer. Es una solución de la marca Arbiton que permite mejorar la resistencia de la tarima a los arañazos incluso en un 30%.

Vale la pena comprobar el acabado de la tarima SPC y la solución empleada para la protección de su superficie para poder disfrutar de un aspecto impecable del suelo durante mucho tiempo.

A evitar a toda costa: base encolada incorporada

base encolada incorporadaLa durabilidad de un suelo es más que la tarima. Su larga duración resulta de la eficacia de todo el sistema: tarima y base. La base es un elemento importante de un suelo vinílico. Su calidad se traduce en la durabilidad y calidad de todo el suelo empleado en nuestro espacio. Una buena base vinílica crea una superficie uniforme que ofrece mucho más que el simple aislamiento acústico o conducción térmica mejorada. Una base robusta protege también la tarima contra los esfuerzos, amortigua los impactos, las caídas de objetos, así como protege los cierres.

Las tarimas 2-en-1 que se ofrecen en el mercado con la base encolada incorporada es un producto que se debe evitar a toda costa. Este producto puede parecer cómodo. Se compra la tarima que ya lleva la base integrada. También parece fácil el proceso de instalación.

En realidad, obtenemos una tarima vinílica de calidad media y una base muy frágil.

Las tarimas con las bases integradas tampoco garantizan la debida estabilidad de todo el suelo, y la base no protege los elementos más vulnerables de la tarima: los cierres, ya que no se suele emplear por debajo de los mismos. La base traslada los esfuerzos y los distribuye por una superficie más amplia. Si la base está encolada por debajo de la tarima, no traslada los esfuerzos, por lo que éstos se multiplican facilitando el deterioro del suelo.

Cabe subrayar que las bases integradas con las tarimas se suelen fabricar de espuma de muy baja calidad. Además, se suele indicar el grosor ya con la base incluida: compramos una tarima de 4,5 mm, en la que la propia tarima mide solamente 3,5 mm. Los productos 2 en 1 (tarima con base) no ofrecen buenas prestaciones y no los recomiendan las tiendas renombradas. Unas soluciones parecidas ya se han empleado en otros tipos de tarimas, pero debido a muchos problemas de calidad, los fabricantes han dejado de utilizarlas.

Así que… ¿Qué debes elegir?

Aunque las tarimas vinílicas SPC abarquen una amplia categoría de productos, no hay que ser un profesional para identificar fácilmente un producto de alta calidad. Pueden ser, por ejemplo, las tarimas vinílicas de las marcas Arbiton, Afirmax, o las Mineral Floor ofrecidas en los supermercados OBI. Todas ellas se caracterizan por el empleo de un núcleo mineral (HD MINERAL FLOOR). Es precisamente esta tecnología la que ofrece unos parámetros excelentes en cuanto a la resistencia, la durabilidad y la alta calidad. Estas tarimas se obtienen de un fabricante europeo líder, lo cual garantiza la alta calidad del producto acabado.

Resumiendo, las tarimas y los suelos vinílicos se van ganando cada vez más popularidad sobre todo gracias a sus propiedades y características únicas. Con la multitud de soluciones y tecnologías empleadas en la producción de los suelos vinílicos, vale la pena consultar a un experto antes de realizar la compra.

Los suelos vinílicos son más que una alternativa a la madera o las baldosas. Todo el mundo apreciará una buena tarima SPC rígida, si lo que se pretende es combinar la belleza del suelo de madera con la durabilidad y la impermeabilidad del gres.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on email